¿Puede considerarse la filosofía una forma de ciencia?

¿Puede considerarse la filosofía una ciencia? Es una pregunta que se viene planteando desde hace siglos, y la respuesta no siempre está clara. 

Aunque la filosofía comparte algunos elementos con la ciencia tradicional, como la observación objetiva, también difiere de otras ciencias en aspectos significativos.

Racionalismo

El racionalismo es la creencia de que el conocimiento puede adquirirse únicamente a través de la razón, sin recurrir a la experiencia. 

El racionalismo ha sido un tema recurrente en la filosofía occidental desde sus primeros orígenes griegos.

Según el racionalismo, todas las verdades se conocen únicamente a través de la razón o ya son conocidas y creídas por todos los seres racionales (en contraste con el empirismo). 

El racionalismo sostiene que la verdad es inmutable y objetiva, similar a la lógica y las matemáticas; también sostiene que las normas morales son universales e inmutables.

Los racionalistas han sostenido que la realidad existe independientemente de nuestras mentes (mundo externo), como producto de nuestras mentes (mundo interno), o ambas cosas a la vez, postura conocida como idealismo[1].

Empirismo

El empirismo puede considerarse una ciencia. El término «empirismo» se refiere a la creencia de que el conocimiento procede de la experiencia. 

Esta creencia fue expresada por primera vez por René Descartes en su Discurso del Método, publicado en 1637 y que se convirtió en uno de los textos filosóficos más influyentes de todos los tiempos.

El empirismo se basa en tres principios fundamentales:

  • La experiencia es la única fuente de conocimiento;
  • Los sentidos son el único medio para obtener información sobre la realidad;
  • El ser humano es poco fiable por naturaleza y no puede confiar en sus propias percepciones o juicios a menos que hayan sido confirmados por otras personas (científicos).

Escepticismo

El escepticismo es la práctica de cuestionar si el conocimiento y las creencias son verdades justificadas. 

Los escépticos no rechazan todas las creencias, sino sólo las que no están justificadas o no lo están suficientemente.

El escepticismo es un enfoque del conocimiento que se centra en el proceso de llegar a una conclusión, más que en su contenido. 

Un escéptico intenta evaluar las afirmaciones examinando su justificación y haciendo que otras personas las evalúen antes de aceptarlas como verdaderas o falsas. 

Entre los filósofos escépticos más famosos se encuentran Pirro (c360 a.C.), Sexto Empírico (c160 a.C.), Carneades (c200 a.C.) (conocido por sus argumentos contra el realismo estoico), Leucipo y Demócrito, que vivieron alrededor del 500 a.C.; Epicúreos como Lucrecio, que vivió durante el reinado de César; Luciano, cuya obra se publicó casi dos siglos después de su muerte; Sexto Empírico de nuevo; el alumno de Sexto, Aenesidemo, que escribió extensamente sobre lógica, ¡además de ser también escéptico!

Qualia

Qualia es un término utilizado para referirse a la experiencia subjetiva de una cosa. Por ejemplo, cuando miramos una manzana y vemos su color rojo, estamos experimentando qualia: no es sólo un estímulo, es cómo nos hace sentir ese estímulo.

Los qualia son importantes porque están relacionados tanto con la filosofía como con la ciencia. 

En filosofía, los qualia nos ayudan a determinar si algo es real o no: si algo no tiene cualidades mentales asociadas (como los números), no es real de ninguna manera. 

Por otro lado, si algo tiene cualidades mentales asociadas (como los seres humanos), entonces podrían considerarse cosas reales con algún aspecto de existencia más allá de ser objetos físicos.

Libre albedrío 

El libre albedrío es la capacidad de tomar decisiones. 

Suele considerarse una propiedad de los seres humanos y otras criaturas conscientes, pero también puede aplicarse a otras entidades que pueden actuar en el mundo; por ejemplo, los animales pueden mostrar libre albedrío cuando eligen cómo comportarse en determinadas situaciones.

El libre albedrío está relacionado con el determinismo: si todo lo que ocurre ha sido determinado por algo más (como la física), entonces no hay lugar para el libre albedrío. 

Sin embargo, esto no significa que las personas no sean responsables de sus actos, sino que nuestros actos no los causamos nosotros solos, sino que son el resultado de interacciones entre nosotros y nuestro entorno.

Formalismo frente a ciencia formal

La filosofía es diferente, pero igual que la ciencia clásica. 

La filosofía es un estudio racional del mundo; se basa en la razón y la lógica para obtener conclusiones sobre lo que existe en la realidad. 

Su objetivo es descubrir verdades sobre la realidad que puedan ser aceptadas universalmente por todas las personas. 

Los métodos utilizados por los filósofos son similares a los utilizados por los científicos: observación, experimentación y análisis.

La filosofía es también un estudio formal; tiene su propio conjunto de reglas (o axiomas) que rigen cómo se debe investigar sobre las afirmaciones de verdad sobre la realidad. Estos axiomas incluyen cosas como «Una cosa no puede ser ella misma y no ser ella misma al mismo tiempo» o «No puede suceder a menos que haya alguna causa para que suceda». 

Estas reglas nos permiten, como seres humanos que vivimos dentro de estos axiomas, saber siempre lo que ocurrirá a continuación si seguimos ciertos patrones de pensamiento (o hábitos).

la filosofía es diferente, pero igual que la ciencia clásica

La filosofía es diferente de la ciencia clásica, pero puede considerarse una ciencia por derecho propio.

Las filosofías no son científicas porque no utilizan el método científico ni se basan en pruebas. 

Sin embargo, la filosofía comparte muchas características con ciencias clásicas como la física, la biología y la química: ambas se centran en observaciones empíricas; ambas intentan explicar los fenómenos naturales mediante teorías; ambas emplean las matemáticas en sus argumentos; y ambas hacen predicciones basadas en estas teorías. 

A pesar de estas similitudes entre la filosofía y otras ciencias (como la física), también hay muchas diferencias entre ellas que hacen que sea difícil o imposible para los filósofos lograr algo parecido a una objetividad completa.

Conclusion

En conclusión, la filosofía es una ciencia. Se diferencia de la ciencia clásica en muchos aspectos, pero comparte muchos de sus objetivos y métodos. 

Los filósofos utilizan la razón para formular argumentos sobre el mundo que les rodea, y estos argumentos se ponen a prueba por su capacidad para resistir las críticas de otros filósofos que puedan estar en desacuerdo con ellos. 

Este proceso es similar a la forma en que los científicos ponen a prueba las hipótesis mediante experimentos que confirman o rechazan las teorías basándose en pruebas obtenidas a través de la observación.


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − diez =

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.